Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
13/09/2015 - 09:55

Señora de nadie

Juana Viale: un raid de pasiones, amores, rupturas y conquistas

Luego de su romance con Chano, la actriz apareció con Diógenes, hermano de María Vázquez. Ya el tiempo dirá si fue algo más que una cena compartida. La nieta de Mirtha, una joven que huye de la soledad.

Por Agustín Gallardo | Publicado en la edición impresa de Diario Perfil

Casi como una cualidad innata, ésa que alguna vez nació desde la rebeldía propia de una adolescente y luego se desarrolló como una marca registrada, desde hace un tiempo ella se ha encargado de dejar en claro que hace lo que quiere y poco lo importa el qué dirán. Y si es en materia de amores, Juana Viale no hace la excepción.

Luego de su mediática y algo tumultuosa reciente relación con el músico Chano, la que se vio afectada luego de que el cantante de Tan Biónica protagonizara un polémico accidente automovilístico, la nieta de Mirtha Legrand parece tener un nuevo horizonte sentimental: Diógenes Vázquez.

Se trata del hermano de la modelo María Vázquez o del cuñado de Adolfo Cambiaso. Esta semana ambos fueron vistos por la noche en el Club del Progreso, donde estuvieron cenando. Fue el martes, en un reservado del lugar y la cena duró aproximadamente tres horas. A la una de la mañana, salieron en un auto y fueron detectados por fotógrafos que la esperaban en la puerta.

De Diógenes, se sabe que es un joven empresario, que ronda los 30 años, que alguna vez estuvo en pareja con una morocha muy linda llamada Dominique Braun, hoy casada y viviendo en Estados Unidos. Le gustan los deportes como el surf y el snowboard, además del fútbol.

Este nuevo amor llega un mes después del confuso episodio que vivió Chano. Aunque ella se encargó de llevarlo al campo para que el cantante esté más tranquilo mientras se recupera, Juana habría puesto un corte a la relación.

Son amores. El historial amoroso de Juana se presenta, por lo menos, ecléctico. Si se trata de escándalos, arrancó con el pie derecho: su primera aparición en los medios fue con Alé de Basseville, un francés de treinta años (que le llevaba quince) y con el que en 1998 hubo una fugaz conexión en un boliche de Punta del Este.

Al año siguiente, tuvo un romance junto al modelo Iván de Pineda. La relación fue aceptada por la familia, pero no prosperó en el tiempo. En algún momento, Juana mantuvo un affaire que no llegó a reflejarse en los medios; fue con Augusto Rodríguez Larreta, hoy marido de Julieta Spina y hermano de Horacio, electo Jefe de Gobierno porteño por el PRO.

En 2002, comenzó un noviazgo con Juan de Benedictis, el hijo del cantante Piero, con el que –a los 20 años– Juana tuvo su primera hija, Ambar. Al año siguiente conoció a Tomás Fonzi en la serie Costumbres argentinas.

En el 2005 comenzó a salir con Gonzalo Valenzuela. Ambos tuvieron a Silvestre en el año 2008 y, un año después, se separaron. Al poco tiempo tuvo un breve romance con el tenista Gastón Gaudio, aunque nunca fue confirmado. A fin de 2010, en sus clásicos almuerzos, su abuela anunció que Juana esperaba su tercer hijo, (el segundo de Valenzuela). Este fue sin dudas el momento más escandaloso de su vida: el 20 de abril de 2011, estando embarazada de ocho meses, la revista Paparazzi divulgó fotografías donde se la veía en un auto, a los besos, con el entonces ministro de Economía, Martín Lousteau.

Fue ese episodio el que hizo terminar la relación entre Juana y el actor chileno. El 25 de mayo de 2011, Juana ingresaba al Sanatorio de la Trinidad, sufriendo el peso de la opinión pública, y confirmándose luego que perdía el embarazo.

A fines de septiembre de ese año, reconciliada nuevamente, ella y Valenzuela anunciaban la espera de un nuevo hijo: Alí. El niño nació en marzo de 2012, aunque dos años después, Juana y Gonzalo se separaron definitivamente.

Al poco tiempo apareció el cantante pop del momento, Chano Moreno Charpentier. La relación parecía afianzarse porque el músico hasta aparecía en situaciones familiares con los Tinayre. Pero hubo choque múltiple y adiós. Ahora subió a escena Diógenes, a quien conoció en el restó Gardiner hace dos semanas. Juana decidirá cómo sigue la historia. Lo único seguro es que “soledad” no es una palabra que parezca gustarle mucho a la nieta de Mirtha.

Archivado en: , , ,