Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
15/06/2013 - 20:48

Escándalos

Roberto Piazza, nuevamente víctima de la inseguridad

Roberto Piazza fue nuevamente víctima de la inseguridad: por cuarta vez le desvalijaron su casa en San Isidro, y le robaron dinero, joyas y electrodomésticos, además de destrozar buena parte de la vivienda que comparte con su esposo, Walter Vázquez.

Los delincuentes robaron cerca de 100.000 dólares en dinero, cheques y joyas de la casa del diseñador, mientras él se encontraba dando una función teatral.

Fuentes policiales y Piazza relataron a Télam que el hecho se concretó el viernes entre las 20 y las 3 de la mañana en la propiedad que posee en el barrio Santa Rita de las Lomas de San Isidro y que gran parte de la vivienda fue destrozada por los ladrones.

Es la cuarta vez que entran a mi casa, las primeras dos me robaron, la tercera me robaron y me violaron, que fue de público conocimiento, y ahora fueron a mi quinta en San Isidro”, contó el modisto.

Piazza aseguró que se mudará de la propiedad a la casa de unos amigos del barrio porteño de Belgrano y que luego se irá a vivir a Estados Unidos y sólo vendrá al país por trabajo.

Sobre el hecho, contó que descubrió el robo anoche cuando regresó con su marido a su casa a las 3 de la mañana, después de dar una función de “Roberto Piazza: baladas y blues” en el teatro Moulin Bleu de Rodríguez Peña al 400.

Dijo que los delincuentes entraron por la parte trasera de la quinta, aparentemente tras pasar la casa de un vecino, lograron cortar la luz y luego de romper una puerta ingresaron a la cocina de la vivienda.

Parecían ensañados conmigo. Me rompieron los cajones, los cuadros y hasta una estufa para ver si tenía algo adentro. Después se llevaron todas las cosas más importantes de mi vida“, relató el modisto.

Piazza enumeró que en su casa tenía varios cheques para efectuar el lunes diferentes pagos a sederías, talleres y modistas y también había bastante dinero en efectivo para abonar gastos del teatro.

“Pero lo que más me dolió fue que se llevaron las joyas de mi madre, había un montón de collares de ella más los que yo compré en estos años, los que diseño y los que me regalan. Porque amo las joyas”, remarcó Piazza.

“No quiero vivir más en la Argentina, no hay seguridad para nadie, todo esto es una cosa muy trágica“, opinó y recordó que sus vecinas, las cantantes Valeria Lynch y Patricia Sosa, también fueron víctimas de robo en el mismo barrio.

El diseñador lamentó que esto lo ocurra justo hoy, que tiene previsto iniciar una gira con su nuevo musical teatral: “Íntimo: Mi música, mi moda, mi vida” que se estrena esta noche en La Plata y luego recorrerá otros puntos de la provincia de Buenos Aires.

Apenas se enteró del hecho, publicó un furioso mensaje en Facebook, donde aseguró estar “hastiado de este país de mierda”, y pidió “pena de muerte sí o sí de todo ladrón, violador, corrupto o hijo de puta que habita este maldecido país”. El texto completo, a continuación.

Harto, harto, hastiado de este país de mierda y su sistema, harto de la inseguridad, harto de los robos, de las violaciones, de las corrupciones y de ser un pobre pelotudo más de la masa de ovejas que somos, que nos están llevando al abismo. Les comunico a todos que por cuarta vez me desvalijaron mi casa, donde, con todo el esfuerzo de estos años, tenía todo lo más querido y valioso, sea afectivo o material, para poder sobrevivir en argentina, donde no se puede vivir más, en ningún lado, con custodia o sin custodia. ¡Harto!

Yo llegaba de trabajar y a la madrugada todo estaba roto, revuelto y vacío. ¿Y ahora qué hago, quién me da lo que yo necesito para pagar las deudas que día a día crecen y no pasa nada, quién me lo da?

Mi fundación, la Presidente, ¿me lo da el Ministro de Seguridad o quién carajo se hace cargo de otro robo que me deja quebrado en dos? ¿Y quién devuelve, más alla de lo mío, la vida a todos los muertos?

Solo digo dos cosas: primero, que Argentina está destrozada y aquí no se puede vivir más. Segundo, que en un rato debo hacer otra obra de teatro y salir a trabajar y poner la jeta como si nada pasara.

Pido la pena de muerte sí o sí de todo ladrón, violador, corrupto o hijo de puta que habita este maldecido país. Al que le guste, bien, y al que no, me bloquea y punto.

Archivado en: , ,