Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
21/03/2011 - 20:38

Escándalos

El silencio de Antonio Grimau

La justicia archivó la causa por la muerte de Lucas Rebolini Manso, hijo de los actores Antonio Grimau y Leonor Manso, quien falleció en febrero de 2010 en el Hospital Fernández. Diario Libre habló con el actor, quien dijo que “no va a hacer declaraciones” sobre el tema. Tampoco quisieron hablar Manso ni su hija.

La causa fue archivada al entender que la muerte de Lucas fue producto de una “fatalidad” y que no hubo negligencia en la asistencia médica que recibió, informaron hoy fuentes judiciales.

Así lo resolvió el juez de instrucción porteño Carlos Manuel Bruniard, tras un pedido del fiscal Pablo Recchini, en un caso que en su momento generó polémica, ya que la víctima había logrado escaparse de la guardia del hospital y se investigó si la policía lo había golpeado al recapturarlo en la calle.

Además, el cadáver de Rebolini Manso estuvo 34 días en la morgue sin ser identificado, a pesar de que sus padres llevaban días buscándolo, informa Télam en su sitio web.

Lucas Rebolini Manso

En la parte resolutiva, además del archivo de las actuaciones, el magistrado dispuso “el sobreseimiento de todo el personal médico, de enfermería y policial mencionado”.

“La muerte de Lucas Antonio Rebolini Manso ha obedecido a una fatalidad, sin que exista nexo causal entre las acciones u omisiones de todas las personas que participaron de su asistencia y el resultado muerte”, dice el fallo del juez Bruniard, al que tuvo acceso Télam y que está fechado el 3 de marzo.

En el mismo sentido, el fiscal Recchini sostuvo en su pedido de archivo de la causa que “el desenlace final que aquél padeciera (por Rebolini) lo mismo se habría producido aún cuando éste hubiese sido identificado desde un primer instante y aunque hubiese permanecido alojado sin fugarse en el Hospital Fernández en oportunidad de su primera internación”.

El hecho ocurrió la madrugada del 6 de febrero de 2010 cuando Rebolini Manso llegó al Hospital Fernández con un cuadro de excitación psicomotriz producto del consumo de cocaína y tras 15 minutos de permanecer en la guardia logró escaparse desnudo del centro asistencial.

Luego, en la esquina de las calles Salguero y Castex, en el barrio de Palermo, Rebolini Manso fue recapturado por policías de la comisaría 53 y una ambulancia del SAME y cuatro días más tarde, el 10 de febrero, falleció en el mismo hospital.

Bruniard, quien subroga el Juzgado de Instrucción 32, también resaltó que de acuerdo a la investigación fiscal, “no se desprende de ninguna de las constancias recabadas que el nombrado Rebolini Manso haya fallecido por la acción u omisión de terceras personas”.

“Los profesionales de la salud que lo asistieron en el sector de guardia (…) hicieron todo lo posible para brindarle la asistencia adecuada al grave cuadro de excitación psicomotriz que aquél presentaba, no obstante lo cual, en una primera instancia, no pudieron detenerlo, a pesar de ser asistido por tres enfermeros a la vez”, señala el juez.

Respecto al personal policial y del SAME que luego recapturó a Rebolini en Salguero y Castex, el juez sostuvo que “debieron afrontar idénticas dificultades para lograr detener al nombrado, el cual se movía incesantemente, corría, iba y venía por las inmediaciones, demandando la intervención de por lo menos cuatro uniformados para inmovilizarlo sin afectar su integridad física”.

Para el juez y el fiscal, en la autopsia y su posterior revisión, se determinó que esas maniobras para volver a detenerlo no provocaron lesiones que luego influyeran en su deceso, sino que se detectaron “tan sólo la presencia de heridas del tipo superficiales sin repercusión en órganos internos”.

Sobre la causa de la muerte, el juez señala que “tras los distintos estudios médicos realizados (…) se comprobó que Lucas Antonio Rebolini Manso falleció como consecuencia de una bronconeumonía, cuadro provocado por la acción y efecto de microorganismos”.

“También se concluyó que no existieron falencias en la atención médica profesional que se le brindara al paciente, afirmándose que el desenlace luctuoso respondió a la infección pulmonar detallada, cuadro que se presentara en el contexto de una intoxicación aguda”, agrega.

Además, el juez recordó que “las presuntas irregularidades que podrían haberse cometido durante los procedimientos realizados para identificar el cuerpo del fallecido están siendo pesquisadas a través de las actuaciones administrativas iniciadas en la Policía Federal Argentina y en la justicia correccional”.

El magistrado también rechazó el planteo de los padres de Rebolini respecto a que se cite a indagatoria a los médicos, enfermeros y policías que asistieron a la víctima y se investigue el delito de abandono de persona.

“Si bien es entendible que se quiera encontrar algún tipo de respuesta a un hecho tan trágico y doloroso como es la muerte de un hijo, la imputación indeterminada hacia todo el personal médico, de enfermería y policial, por un lado no allana el panorama para esa búsqueda y por el otro no cumple con las formalidades exigidas por el código”, concluye.

Archivado en: , , , , ,