Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
06/03/2011 - 12:33

Teatro

“La felicidad según Mabel Riviere”, escrita y dirigida por Jorge Acebo

“La felicidad según Mabel Riviere”, una obra escrita y dirigida por Jorge Acebo, es la historia una mujer común de 52 años y de su familia. Un conflicto familiar que se mantiene en secreto fue el desencadenante, hace dos años atrás, de la depresión que ella padece. Debido al hostigamiento asfixiante que Mabel le propicia a su terapeuta, la profesional decide, a conciencia, ejercer mala praxis para preservar su propia salud mental. Conducida por los consejos de su terapeuta, Mabel emprenderá el camino de búsqueda de la felicidad personal y la de su familia, en el que no permitirá que nada ni nadie se interponga. El espectáculo posee un subtítulo como subtexto, que se le plantea al espectador: …”¿Hasta qué estarías dispuesto a hacer para lograr alcanzar la felicidad en tu vida?”.

“La felicidad según Mabel Riviere” es una obra de teatro que trata acerca de la disfuncionalidad de una familia contemporánea y el rol que lleva establecido la mujer en este núcleo familiar. Mabel (de 52 años de edad) tiene establecido su rol en una familia devenida de la cultura del machismo paternalista. Cierto es que su marido trabaja todo el día para “poder llevar esta familia adelante”. Sus tres hijos (que son hijos de la posmodernidad) tienen una visión hedonista de la vida. La búsqueda del placer constante y la satisfacción inmediata del mismo los lleva a guiar sus vidas en las que cada uno de ellos tiene su propia existencia como eje. Su padre (abuelo de los chicos) convive con ellos en el hogar y padece alzhéimer. A Mabel, “solo” le toca encargarse de llevar adelante el hogar. De intentar encauzar una familia. Las diferencias generacionales que veremos con sus hijos estarán marcadas principalmente por la falta de hedonismo que este personaje tiene. La visión de Mabel se centra no en un futuro inmediato, sino en lo mediato de querer que cada uno de los integrantes de su familia sea por fin feliz en la vida.

Este alboroto de vida familiar, hace que cada uno de los integrantes de la familia se preocupe por sí mismo. Menos Mabel, claro está, que se preocupa por cada uno y es la única de la familia que trabaja en función de otros. La vida de todos continúa, restándole importancia a la enfermedad que Mabel posee. Ella está depresiva, cansada física y emocionalmente. La familia confía en que con la ayuda de su terapeuta y su psiquiatra saldrá adelante, como siempre sale ella de todo. Nadie se da cuenta de que ella necesita también del apoyo y contención de los otros. Todos dan prioridad a sus tareas, la vida de Mabel es mas fácil, a ella solo le tocó la casa y el cuidado de la familia, “ya va a estar bien”. Y por supuesto, nuestra protagonista jamás abrirá su boca para preocupar a nadie. Ella misma se somete al rol social establecido que tiene en su casa y en la vida. Es por eso que encuentra en su terapeuta su única posibilidad de contención y se aferra a ello. El problema es que comienza a instigar a su terapeuta, transformándose en una paciente incontenible. Por este motivo, la profesional hace uso de la mala praxis y le instala unos consejos hedonistas, para que Mabel persiga la felicidad en cada instante de la vida.

Como lo único que le da placer a Mabel es ver a su familia feliz, deja de lado el pensamiento de que cada uno encuentre la felicidad a largo plazo y ella misma será la encargada de que cada integrante familiar logre este cometido en cada instante. Por lo tanto, esta sumisa madre de familia, desarrollará una doble vida de ilícitos, que supuestamente les propician la felicidad a todos e, incluso, a ella misma. Nada interfiere en este objetivo. Su comportamiento muta. Su familia ve que hay cambios en su comportamiento, pero cada uno sigue preocupado y ocupado más por lo suyo que por lo ajeno. Mabel se transforma en una criminal que quita del medio todo lo que a los demás no los deja ser felices. Sigue sin pensar en ella. Se convierte en una asesina solo por los otros. Por supuesto que en el final de esta historia no logra su cometido, aunque hace lo imposible para lograrlo. Lo bueno es que logra que su familia se de cuenta de que algo le pasa. Lamentablemente, ya será tarde. En el final de esta historia, la familia comprende que detrás de esta madre hay por sobre todas las cosas, una mujer.

“La felicidad según Mabel Riviere”, con Mirta Sclavo, Roberto Moulin, Pablo Viollaz, Hernán Rodrigo, Mariela Rodríguez, Lionel Peralta, Emanuel D’Aloisio, Karina Monroy, Natalia Pascale, Patricia Galván. Autor y director: Jorge Acebo

Funciones: sábados 23.00 Hs.
Teatro: Andamio 90 | Paraná 660 | CABA

Archivado en: , , , , , , , , , , , , ,