Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
22/09/2010 - 15:35

De Pasillo

María Eugenia Suárez: “Me encantaría hacer una película en Hollywood”

Es joven, linda y talentosa. Fue descubierta por Cris Morena y está de novia con el nieto de Mirtha Legrand, Nacho Viale. A pocos meses de finalizar la cuarta y última temporada de Casi Ángeles, María Eugenia Suárez afirma que planea distanciarse del género que la hizo popular. “Soy rebelde. En mi carrera no le tengo miedo a nada y quiero afrontar papeles fuertes y comprometidos”, contó en una entrevista para la revista Luz.

Comenzaste en Rincón de Luz a los 11 años, después estuviste en éxitos como Floricienta y Amor mío; y hoy ya vas por la cuarta temporada de Casi Ángeles, ¿cómo es trabajar con Cris Morena?
-Es muy exigente, pero creo que es eso lo que hace que todos sus productos sean realmente exitosos. Es muy perfeccionista consigo misma y por eso nos demanda a ese nivel. Aparte, ella es una mujer que se preocupa mucho por cada uno y que jamás nos expone a situaciones incómodas o innecesarias. Está buena la experiencia porque te da mucho placer trabajar y aprender con una jefa así.

¿Te da miedo dejar de trabajar con Cris y probar suerte con otras productoras?
-No, para nada. Me divierte, es más: quiero terminar el ciclo porque tengo muchas ganas de empezar a probar cosas nuevas. Soy una chica muy lanzada en todo que lo hago. No pienso demasiado, sólo escucho lo que me dicta el corazón y actúo. Soy tan positiva que cuando quiero algo concentro todas mis energías en eso para que se cumpla. Por suerte hasta ahora se fue dando de la manera que deseaba. Si hay algo que me caracteriza es que jamás le tengo miedo a los desafíos.

¿Qué tenés ganas de hacer cuando finalice la tira?
-Primero tomarme vacaciones. Después, me interesaría interpretar un personaje más jugado, no tan adolescente como el de ahora. Quizá participar de una tira en otro horario y para otro público no sería una mala idea. Estoy muy intrigada por lo que vendrá.

Este año el programa dio un vuelco más hot incluyendo escenas de sexo adolescente, ¿cómo lo viviste?
-Me sentí supercómoda. A mí no me importa nada, tengo cero historia con ese tema. Además, creo que es parte de la adolescencia, si no, sería todo muy aburrido (risas). Igual, siempre me tocó hacer “el amor”, si hubiera sido algo más carnal, creo que me hubiera generado vergüenza.

Si hiciéramos un paralelismo entre los Teen Angels y Erreway (banda musical similar a los Teen Angels del programa Rebelde Way del año 2002 y 2003), vos serías la rubia del grupo como lo fue en su momento Luisana Lopilato, ¿te gustaría seguir sus pasos?
-No, no me gusta compararme con nadie. Prefiero ir forjando de a poco mi propio camino. Sinceramente, no me veo como ninguno de los cuatro integrantes de Erreway (Benjamín Rojas, Camila Bordonaba y Felipe Colombo completaban el grupo). Busco otra cosa diferente y no tengo pruritos ante lo que me propongan. Por ejemplo, hoy en día no haría un desnudo, pero en un futuro no lo sé. Por eso prefiero no ponerme límites de antemano.

Tenés 18 años, vivís sola desde el año pasado y tenés tu propio dinero, ¿sentís que llevás la vida de una chica más adulta?
-Soy consciente de que tengo responsabilidades de una mujer mucho mayor que yo. A los 17 tuve la suerte de poder tener mi propio auto y mudarme sola. Todo eso lo valoro mucho, porque muy pocos a mi edad pueden hacerlo. De todas maneras sigo teniendo la misma mentalidad y forma de ser de una chica común de 18. Llevo una vida re-normal, salgo con mis amigas y con mi novio, voy a bailar o nos juntamos en una casa a charlar.

Hablando de eso, ¿cómo es vivir sola de tan joven?
-El departamento que tengo está a dos cuadras de la casa de mi mamá, así que voy a visitarla bastante. Siempre fui muy independiente e hice mi vida hasta cuando estaba instalada con mi familia. Por otro lado, amo cocinar, es como una terapia, llego muy tarde después de grabar y me hago algo para agasajarme. Me da mucho placer sentarme a comer bien, también soy maniática del orden. En resumen, una muy buena ama de casa.

Hablando un poco de amor, ¿cómo lo conociste a Nacho Viale?
-Fue muy de casualidad. Tuve una cita en la cual me iban a presentar a otra persona, pero a mí me gustó él. Es como te dije, soy muy decidida en todo (risas).

¿Qué es lo que te enamoró?
-Tiene una personalidad muy particular y mucho carácter; además es buena persona, relajado y me trata muy bien. Eso me encanta. Y por supuesto, no hace falta aclararlo, es un bombón. Tiene todo lo que una mujer puede pretender.

¿Lo conocías de antes?
-No, porque no soy cholula. Lo vi por primera vez cuando almorcé con su abuela en el programa, pero en ese entonces era aun más chica, tenía 16 años. Ni me fijé en él, es más, ni sabía quién era (risas).

¿La trataste a Mirtha Legrand más allá de su programa?
-Sí, pero no me da curiosidad como a la mayoría de la gente. No la veo como una estrella, es la abuela de mi novio y es realmente admirable y divina.

¿Tenés la ilusión de casarte y ser madre?
-Sí, desde chica la tengo. Tengo un instinto materno muy desarrollado, me muero por los bebés y quiero ser madre joven. Creo que no vine a otra cosa a este mundo que a ser mamá. Pero, ¡ojo! Todavía tengo tiempo.

¿Te molesta que la prensa los persiga todo el tiempo?
-Sí, pero nosotros nos cuidamos mucho al momento de salir. Lo hacemos, pero a lugares tranquilos y alejados. Si nos llega a descubrir un fotógrafo pongo la mejor cara y listo. Recién ahora estoy conociendo este mundo del chimento y de los paparazzi y no me agrada demasiado. Me parece raro, pero lo respeto porque es el trabajo de otras personas.

Igualmente, no vas a poder evitar el seguimiento periodístico al estar de novia con Nacho…
-Sí, lo sé, pero no me engancho en eso. Yo lo elegí a él más allá de su fama. En cambio, hay muchas que se juntan con hombres por el lugar que ocupan. Te aclaro que ese no es mi caso.

Ya que vivís sola, ¿te animarías a la convivencia?
-No por ahora. Dejame tranquila así solita. Con Nacho estamos desde abril y tenemos una relación muy particular, somos muy compañeros y muy pegados; pero a su vez, muy relajados y cada uno hace lo que quiere. Somos tranquilos, tenemos nuestros espacios, pero sin caer en el “polylove” (risas).

En tu carrera, ¿hasta dónde te gustaría llegar?
Hollywood me vuelve loca. Me encantaría hacer una película allá. Creo que es mi meta, aunque primero quiero seguir trabajando en Argentina.

Revista Luz

Archivado en: , ,