Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
07/06/2010 - 00:31

Destacada

Quién es Tito, el custodio de Fort que fascina a Tinelli

Con paso afable entra al gimnasio vestido de fajina, con bebida deportiva en mano y masticando un alfajor de arroz. “Tito come; come mucho”, advierte Marcela Villagra, su novia. El ríe y saluda, dice que no “está acostumbrado a esto” –es decir, a dar notas– y que lo suyo no es un personaje. “Se prenden las luces, me enfocan las cámaras y me pongo serio. Es así de simple”, asegura.

Héctor “Tito” Speranza tiene 37 años, juega al básquet, trabaja como personal trainer y, desde hace poco menos de un año, forma parte del equipo de guardaespaldas que acompaña a Ricardo Fort a todos lados. Y fue así que llegó al piso de ShowMatch y a los ojos de Marcelo Tinelli, el hombre que desde hace algunas emisiones del programa intenta sin éxito arrancarle una sonrisa o, al menos, una reacción que modifique su gesto adusto.

“Es un juego”, apunta su novia Villagra, amiga personal de Fort y también entrenadora. De hecho, fue ella quien lo recomendó para el trabajo hace poco menos de un año, cuando el fenómeno que rodea al mediático empresario estalló y requirió reforzar su seguridad con gente de confianza.

Marcela y “Tito” se conocieron hace diez años en el gimnasio, casi en la misma época en la que ella empezó a cruzarse en sus rutinas con el fibroso Fort. “Con Ricardo empezamos a pasar mucho tiempo juntos, a compartir más charlas, a profundizar la relación. Es un tipo muy sano y generoso, que me dio la posibilidad de conocer lugares que por mis medios nunca hubiera podido, Las Vegas, Nueva York, Europa…”, cuenta la encargada de mantenerlo en forma y ayudarlo en su rehabilitación tras la operación de columna.

“Tito” recuerda que, al principio, estaba un poco celoso de que su novia se fuera de viaje por el mundo con un grupo de amigos, pero que cuando conoció a Fort entendió que no tenía malas intenciones con ella. “Es buen tipo, sólo que tiene acceso a cosas que para nosotros son inalcanzables. Y lo que genera en la gente es increíble”, apunta el hombre que también cumplió un sueño “fierrero” gracias al multifacético empresario: el de manejar un Rolls Royce.

Pero el trabajo de seguridad de Fort y su familia también tiene sus puntos en contra, y para él estar expuesto en televisión es uno de ellos. “Soy muy tímido, y aunque me den ganas de reír de los chistes que me hace Tinelli, se me pone nerviosa la cara y no puedo, me quedo serio. Y también tengo en cuenta que es mi trabajo y que no puedo andar haciendo el ridículo”, explica. Aun así, los minutos de aire que “Tito” obtiene en ShowMatch cotizan con puntos de rating y le han valido un gran número de, especialmente, admiradoras, y las cargadas constantes de sus colegas. Un súbito golpe de fama que, según versiones, habría enojado tanto a Fort que hasta habría tenido intenciones de despedirlo. El lo desmiente, categórico: “Yo estaba con él cuando escuché el rumor y se me acercó y me preguntó, entre risas: ‘¿Te eché?’. Son cosas que se dicen, no hay que hacerles caso”.

Perfil.com

Archivado en: , , ,