Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
07/05/2010 - 14:50

De Pasillo

Fundación Huesped y su opinión sobre la frase “sos un sidoso de m…”

Leandro Cahn, director de comunicación de la Fundación Huesped, envió una reflexión sobre la utilización de la frase “sos un sidoso de mierda”, que supuestamente le dijo Graciela Alfano a Aníbal Pachano.

Este es el texto:

“Sos un sidoso de mierda”. Durante todo el día de ayer escuchamos esta frase que, presuntamente, fue utilizada a modo de insulto en un programa de la televisión argentina. Y más allá de que en el programa en cuestión nada se vio, durante todo el día en todos los canales se habló del tema.

“Sos un sidoso de mierda”. No se puede decir esa frase si no se busca atacar mucho y en lo más hondo a la otra persona. Como se imaginarán, poco nos importan los motivos. Les proponemos, en cambio, que pensemos juntos qué significa pretender “sidoso de mierda” como un insulto.

Desde el comienzo de la epidemia del VIH/sida, el estigma y la discriminación forman parte de lo que se llama la “epidemia silenciosa”. Las personas que viven con el virus lo saben. Los que trabajamos en la respuesta al VIH (más allá de vivir o no con el virus) lo sabemos. Los que pretenden usarlo como insulto también lo saben.

El estigma es una etiqueta, un atributo que devalúa a la persona. La discriminación es la práctica. Atrás del “sidoso de mierda” se esconde (aunque de manera bastante visible, por cierto) un intento de descalificación, de presunta “superioridad” por el hecho de no vivir con el virus.

Por otro lado, la decisión de una persona con VIH de hablar abiertamente del tema es una cuestión individual y está resguardada por el principio de la confidencialidad. El chiste televisivo, la búsqueda de más minutos de aire y/o más puntos de rating se acaban cuando del otro lado de la pantalla hay miles de personas viviendo con VIH que deciden no exponer públicamente su situación por temor a ser excluidos, discriminados, a perder el trabajo, etc. Más aún, del otro lado de la pantalla están aquellos que ya vivieron esa situación. Están las más de 800 personas que cada año consultan al área de promoción de derechos de Fundación Huésped por haber sufrido algún tipo de discriminación.

Lo realmente importante, entonces, es entender que tratar a alguien de “sidoso de mierda”, además de pretender insultar a quien lo recibe, es una bofetada a todos aquellos que entendemos que no se lucha contra las personas que viven con VIH/sida. Que las personas que viven con el virus no son el problema, sino parte de la solución. Que mientras esperamos la vacuna y más tratamientos, hay una vacuna que está en nosotros. Porque en la epidemia del VIH/sida, tal como sintetiza maravillosamente Susan Sontag, lo único nuevo es el virus. Las reacciones humanas que despierta, incluyendo la imbecilidad de pretender agredir a alguien por tener o no una enfermedad, son tan viejas como la historia de la humanidad. Ojalá este debate sirva para poder discutir estos temas.

Vivir o no con VIH no es un motivo para avergonzarse. Y pretender agredir a las personas por el hecho de vivir con VIH sólo denota la ignorancia de quien lo hace.

Archivado en: , , , , ,