Exitoina

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

 
22/04/2010 - 21:13

Destacada

La guerra de los Süller continúa…

Hace 19 años que tengo este secreto guardado bajo siete llaves y hoy voy a revelarlo”, anunciaba Silvia Süller mientras en “Infama” (América), su hija Marilyn continuaba haciendo declaraciones incitada por su primo Sebastián Graviotto.

Es él, el hijo de mi hermana Norma quien la lleva a todo esto. Pero él es un Graviotto y yo voy a contarle quien es su familia realmente”, dijo Silvia.

Minutos después, reveló detalles de una historia de traición y escándalo en el hogar de su hermana, que por estas horas vacaciona en Aruba. Recordemos que Marilyn vive, hace siete años, en casa de los Graviotto, según la joven, cuando fue echada por su propia mamá del departamento que le alquilaba.

“Desde antes de casarme, cuando él tenía 15 años, ya me acosaba. Tuvimos relaciones una vez y después lo evité. Pasado el tiempo conoció a mi hermana Norma, en mi casamiento, pero su obsesión llegó. Después comenzaron los asados familiares. Mi hermana organizaba domingos con mucha gente, amigos y familiares.”

“Y yo tenía que pedirle a mi hermano que me acompañase a todos lados, dentro de la casa, para que no me persiguiera. Aún cuando yo tenía a mis hijos chicos. Pedía a mi mamá que por favor me vigilase para que no me sorprendiera en algún ambiente para apretarme”, dijo Silvia.

“Nunca se lo comenté a mi hermana, pero siempre quise que mamá me ayudase a advertirle. Una navidad, Marilyn era bebé, yo estaba separada de mi primer marido, un homosexual, drogadicto y alcohólico, y estaba conociendo a Silvio Soldán. Entonces nos despedíamos de la comida familiar. Yo había quedado sola con la beba en la terraza y él ya estaba en su auto con su familia. Pero hizo como que se olvidaba algo y subió. Me tiró al piso y empezó a besarme”, confesó.

“Otra vez había una fiesta en casa de Norma, un día de enero. Yo ya estaba separada de Soldán y muy triste. Hacía mucho calor, empezaron a tomar champagne y yo entré con mis hijos para descansar un rato. Me senté en el sofá junto a mi papá que estaba algo dormido, en pleno living. Estaba con los ojos cerrados, cuando los abro lo tenía a centímetros porque se acercaba para apretarme. Le dije: ‘¿Edy qué hacés, estás loco?’. Mi hermana vio todo, se armó un lío. Hubieron gritos, insultos, ella lo tiró sobre una mesa, el vidrio se rompió y él se cortó todo. A mi me echó de la casa y en 17 años no volvimos a vernos. Ella vio que yo estaba con papá, sola y triste por lo de Soldán, que no tuve nada que ver. Pero la ligué igual. Norma siempre fue cornuda, de soltera y de casada. Hubo crisis familiar tan grande que Norma ya dejó de ser Süller”, confesó y prometió más.

Archivado en: , , , , ,